Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/9/d388756279/htdocs/fwdss_2015/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5752

Hoy ha sido la primera piedra de esta carrera, la primera gran «piedra» que hemos tenido que escalar, las primeras piedras que hemos tenido que saltar y la piedra que llevamos los miembros del equipo (unos más que otros).

La noche pasó muy rápido, nos acostamos algo más tarde de la cuenta, pero la ocasión lo merecía. Merecía invertir tiempo en revisar los equipos, hacer el pertinente bodegón, que no faltase nada. Eso sí, se respiraba un ambiente infantil, muchas bromas, gracietas, escándalo… Si alguno ya lo está pensando, si, era todo fruto de muchos nervios.

Por la mañana, un desayuno completo con la compañía de un simpático pitbull y a por el arco de salida. Tal vez se nos fue de las manos lo de estar “temprano” en la salida y casi montamos nosotros los hinchables, pero bueno, estuvimos muy relajados charlando con otros corredores y cargándonos de energía.

A pesar del perfil que se nos presentaba, contábamos con el aliciente de ser la primera etapa y con las ganas de demostrar lo que tantos meses de entreno nos ha costado. Aunque, como se demostró en la carrera, este “ansia” es un arma de doble filo porque no es una carrera de un día sino de 8 largas etapas. Por lo que la cabeza bien fría es fundamental para reprimir y gestionar el esfuerzo realizado kilómetro a kilómetro.

El caso de hoy fue que la teoría es muy bonita sobre el papel pero muy difícil de llevar a la práctica. No es fácil mantener un ritmo tan variable por la orografía del terreno y a su vez controlar el esfuerzo realizado para no cargar nuestro cuerpo. Tal vez es de lo más complicado de este tipo de carreras, no quedarte corto en fuerzas pero tampoco dar más energía y desgaste del cuerpo de lo necesario. En nuestro caso, probablemente pecamos levemente de sobreesfuerzo y fuimos más rápido de lo que en principio habíamos planificado, pero esto no lo sabremos hasta que no avancen las etapas y el cansancio vaya apareciendo.

Por otra parte, hoy ascendimos a uno de los picos más importantes de la carrera, 2400 metros. Además, se sube en muy pocos kilómetros por lo que el desnivel desde 800 metros donde partía la carrera, hasta la cima de la montaña era bastante pronunciado. Una complicación más de este ascenso, bajo nuestro punto de vista, era el poco espacio que había en el camino. Eran senderos muy muy estrechos, con pasarelas de metal, peldaños artificiales colocados en ciertas partes donde no había sendero y mucho precipicio a un lado del angosto camino, todo un reto para los que padecen de vértigo. Una mala pisada o un resbalón con alguna piedra te precipitaba al vacío. De hecho, en este tipo de tramos la organización advierte con grandes carteles de su peligrosidad para que se modere la velocidad y se acentúen las precauciones.

Lo de los avituallamientos ha sido la anécdota del día. Están muy bien equipados y con mucha variedad de comida, desde bollitos, sandía, naranja, plátanos, pepino, tomates, gofres, tostas de pan, galletas de chocolate, barquillos, bizcochos, jamón serrano, frutos secos… y así hasta el infinito. Eso sí, habría que decirle a la chica que servía y partía las chocolatinas, que por favor no haga bolitas con los trozos de chocolatinas con sus manos como si de croquetas de jamón se tratase. Si se está quietecita con los trocitos de chocolatina, nosotros estaremos más tranquilos. En cuanto a bebida, había agua y bebida isotónica como es normal, aunque lo de bebida isotónica era porque lo ponía en la etiqueta porque podría pasar por agua de la que bebes de la botella de Fanta recién vaciada, no sé si nos explicamos.

Para mañana tenemos de menú:

Lech (Austria) – St. Anton (Austria)

Distancia: 24,70 Km

Desnivel positivo: 1899 m

Desnivel negativo: 2040 m

Muy buenas sensaciones, el entreno da sus frutos, por ahora. Les dejamos una pequeña galería del día de hoy (pincha sobre la foto para ampliar)

PATROCINADORES: